Desde el 2021 los coches eléctricos ya no serán silenciosos

La UE aplica una nueva legislación para que los vehículos que no emiten sonidos no supongan un problema para la seguridad vial

La Unión Europea lleva desde el año 2018 preparando esta normativa, y empieza a funcionar a partir de este lunes. Su entrada en vigor, obliga a los vehículos a actualizar los requisitos del Sistema de Alerta de Vehículos Acústicos, siguiendo unos requisitos mínimos de emisión de sonido para que sean más fácilmente percibidos y así evitar accidentes por descuido de los peatones.

La medida pretende dar así un tiempo de adaptación a los fabricantes, por ello, esta ley afecta a los vehículos de nueva homologación a partir del 1 de julio y a todos los modelos que se comercialicen a partir de julio de 2021. Esta modificación afectará, a los vehículos de motor para el transporte de personas y su equipaje, y los que sirven para el transporte de mercancías.

Los coches tendrán que emitir sonido cuando vayan a menos de 20 km/h y cuando circulen marcha atrás. Además, el ruido que se añada al sistema lo podrán decidir los diferentes fabricantes, pero la legislación de la UE especifica que el sonido deberá ser similar a un motor de combustión tradicional y que deberá estar entre los 56 y los 75 decibelios. Por otro lado, quedará prohibida la desactivación manual del ruido, una opción que era posible antes con este tipo de transportes.

La idea de hacer ruido a baja velocidad tiene sentido si tenemos en cuenta que es 20 km/h o menos cuando se circula por zonas estrechas o cercanas a peatones. En zonas donde se permite ir a mayor velocidad la visibilidad es mayor, además de que a partir de esa velocidad el ruido que hacen las ruedas del coche y el sonido del viento que genera su movimiento es suficiente para que el coche se note.

El motor de los coches eléctricos hace un ruido agudo fácil de oir, pero en un ambiente urbano esto es más difícil; y si vas con auriculares es casi imposible. Al haber cada vez más de estos vehículos en las carreteras, se teme que aumenten el número de accidentes con peatones. Un estudio de la propia NHTSA determinó que los coches híbridos tenían un 18% más probabilidad de estar involucrados en un accidente con peatones que un coche de explosión. Con la medida del ruido se estima que se ahorrarán 2.400 accidentes.