El 2020, el año del impulso del coche eléctrico e híbrido enchufable

El año 2020 será clave contra las emisiones de CO2 impulsadas desde la Unión Europea. Una regulación nueva hará que los fabricantes de vehículos, tengan que cumplir la media de que todos los vehículos matriculados no supere los 95 gramos de CO2 por kilómetro

Según Faconauto la patronal que integra asociaciones de concesionarios oficiales de las marcas automovilísticas, en noviembre sólo se vendieron 955 eléctricos en España, de un total de 93.158 matriculaciones. En el año 2019 en España se han matriculado 11.148 eléctricos, lo que supone un 0,1% de las matriculaciones.

La nueva normativa europea obligará a las marcas a realizar un esfuerzo en la venta de los vehículos eléctricos e híbridos enchufables para conseguir que la media de todos los vehículos matriculados no supere los 95 gramos de CO2 por kilómetro,

Si las marcas superan esos 95 gramos de CO2 por kilómetro, la Unión Europea aplicará fuertes sanciones económicas.

Es por ello que las marcas se han puesto las pilas y habrá más de 50 modelos para adquirirlos en los concesionarios. Algunos de los nuevos modelos del año 2020 que se puedan adquirir en España son:

  • Audi Q4 e-tron
  • Audi e-tron Sportback 
  • BMW iX 3
  • Citroën C4 eléctrico
  • Mercedez-Benz EQB
  • Nissan Ariya
  • Opel Vivaro eléctrica
  • Peugeot e-Expert
  • Skoda Citigo iV
  • Skoda Vision iV
  • Volkswagen I.D 3
  • Seat El-Born

Las marcas en su estrategia de llegar a esos ratios han optado también por el coche híbrido enchufable

Nuevas Ayudas del Gobierno Español

El Gobierno Español intentará favorecer esa medida con nuevas ayudas del Plan Moves, que dotarán con un aumento de 200 millones de euros, y ademas han eliminando la norma de achatarrar un vehículo de combustión de más de 10 años. Según la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, «hay una apuesta muy clara por parte del Gobierno de acompañamiento a la industria de este sector».

Multiplicar los puntos de recarga

Los usuarios y vendedores creen que además de la normativa europea se necesitan multiplicar por 40 los puntos de recarga, reducir precios y mejorar las ayudas.