El futuro de la conducción autónoma se prueba en seis ciudades de Europa y Corea, entre ellas una española

La Unión Europea apuesta por el desarrollo de tecnologías de conducción autónoma en los estados miembros. El proyecto Autopilot es uno de ellos y la ciudad española que formará parte de este amplio consorcio que desarrolla seis pilotos diferentes en ciudades europeas y en Corea del Sur, es Vigo

El proyecto Autopilot forma parte de Horizonte 2020 y desarrolla seis pilotos en Vigo, Tampere (Finlandia), Versalles (Francia), Livorno (Italia), la región de Bainport Eindhoven (Países Bajos) y Daejeon (Corea del Sur)

Autopilot “Automated Driving Progressed by Internet Of Things” que comenzó su andadura en enero de 2017. Después de dos años de trabajo y más de 25 millones de euros de inversión, con la financiación de la Unión Europea a través del programa Horizonte 2020, que aporta casi 20 millones de euros.

Con este proyecto, se testan sistemas de conducción en área urbana y en autovías, el uso compartido de coches en tiempo real, el sistema de aparcamiento automatizado y el “platooning”, esto es, circulación de varios vehículos automatizados en grupo y de manera sincronizada por la carretera. Con estos estudios, se espera que los coches sin conductor aumenten la seguridad en los desplazamientos, proporcionen una mayor comodidad y generen nuevas oportunidades de negocio en el ámbito de los servicios de movilidad.

Ciudad de Vigo

Vigo (Galicia) es uno de los centros de prueba de Autopilot. En esta hermosa ciudad, se prueba el comportamiento del sistema de conducción autónoma en circulación por la ciudad y un sistema de estacionamiento automatizado, por el que el conductor puede dejar el coche fuera del parking y gestionar a través del móvil su estacionamiento. A través de la aplicación móvil puede solicitar su recogida, de la misma forma, cuando lo necesite.

Fuente: Faro de Vigo

El Centro Tecnológico de Automoción de Galicia(CTAG) está gestionando el corredor inteligente Siscoga formado por más de 100 kilómetros de carreteras interurbanas en las que realizar pruebas de vehículos conectados que se comunican con otros vehículos y con las infraestructuras. Además, en el centro de la ciudad, las pruebas se desarrollan en el estacionamiento subterráneo de Plaza do Rei y en la Gran Vía donde se han equipado 15 intersecciones para poner en circulación el vehículo autónomo en ciudad.

Resto de ciudades

Versalles, en Francia, desarrolla un piloto de conducción autónomo en un área de dos kilómetros en las calles de la ciudad y con tráfico real, con hasta seis intersecciones con semáforos equipados y un carril de autobuses habilitado también para la circulación de vehículos autónomos. También realiza un servicio de “carsharing” para los turistas, que pueden solicitar cada coche a través de una aplicación móvil para completar un recorrido turístico automatizado.

Italia, se ha adaptado la autopista que une Florencia, Pisa y Livorno para convertirla en inteligente, por la que hacer pruebas con sistema de conducción autónoma.

Tampere, en Finlandia, desarrolla pruebas de estacionamiento autónomo y de conducción urbana con especial atención a los giros en intersecciones. Se busca comprobar cómo se comporta el sistema en situaciones meteorológicas complicadas que generan baja visibilidad por niebla o pavimento mojado y resbaladizo.  

Brainport Eindhover, desarrolla las pruebas con seis kilómetros de autopista con cuatro carriles monitorizados por cámaras, dos kilómetros de vías dentro del campus de la Universidad de Eindhoven y un aparcamiento, también del campus, habilitado con 200 plazas para coche.

Daejon, Corea se ha centrado en la implantación de un sistema de información y seguridad en intersecciones basado en IoT capaz de proporcionar información sobre la situación que rodea a la intersección, con el fin de aumentar la seguridad de estos vehículos en cruces situados en entornos urbanos.

¿ Lograremos que la conducción autónoma sea realidad en poco tiempo?