¿Se ahorra de verdad con un coche eléctrico?

Esta pregunta no es ningún disparate. De hecho, es más común de lo que se piensa la gente. El hecho de emplear tecnología ecológica y materiales que provienen de recursos naturales, hacen que se reflexione sobre si realmente los coches eléctricos establecen un verdadero ahorro para los bolsillos de los conductores. La compra de un vehículo es una decisión que debe pensarse muy detenidamente, pues se espera que a medio y largo plazo su funcionalidad genere inversiones.

Mapa de Puntos-de-recarga-españa Instalación de puntos-de-recarga-de vehiculos eléctricos para favorecer el turismo sostenivle de movilidad en ayuntamientos zaragoza huesca teruel madrid barcelona logroño pamplona

La respuesta, por adelantado, es que sí. El cliente experimenta un notorio ahorro en electricidad y se benefician de tarifas especiales para vehículos eléctricos que detallaremos  continuación. En este sentido, hay una serie de aspectos que compromete saber para comparar y conocer el porqué de este estalvio económico.

¿De qué ofertas se beneficia un vehículo eléctrico?

Como bien se ha subrayado en el anterior apartado, los automóviles de este tipo no pagan ningún tipo de impuesto. Durante los últimos años, las autoridades han puesto ciertas restricciones a los vehículos, con el objetivo de alcanzar una menor emisión de partículas nocivas que contaminan el planeta.

Entre algunas de las medias que han establecido se encuentra la de pago de tasas por circulación o la prohibición al tráfico de ciertos coches que contengan determinadas características, como la matrícula terminada en número par, durante ciertos días, en épocas en las que crece la capa de efecto invernadero. Los vehículos eléctricos, por el contrario, poseen la etiqueta ECO que permite la libre circulación.

El impuesto de circulación o Impuesto Sobre Vehículos de Tracción Mecánica, otra tasa independiente a la anterior, y que varía de lo que establezca cada municipio o ayuntamiento, rebaja hasta un 75 % la cuota a los coches que se pasen a los enchufes.

Este pago se encuentra en un desembolso medio de unos 75 euros anuales que, con un eléctrico de las mismas características se reduciría a tan solo 19 euros. Y otro dato aún más curioso y tentador: aparcar de manera gratuita en cualquier estacionamiento, ya sea zona verde, azul como naranja.

Los puntos de recarga VS los depósitos de gasoil y gasolina

Los propietarios de un coche saben que el precio de la gasolina en España ronda los 1,4 euros el litro, y que depende de la utilidad que se le otorgue, esta cantidad se asumirá más o menos veces. En un estudio en el que se analizó el gasto anual de un coche convencional se concluyó que, si cada conductor realiza una media de 12.000 kilómetros de media al año puede gastar aproximadamente 12.000 euros en llenar el depósito.

Por otro lado, los autos eléctricos, se pueden aprovechar de tarifas eléctricas como las de discriminiación horaria, que durante ciertas periodos del día el precio por kilovatio (kW) es más barato que en otros periodos. Permiten un ahorro en electricidad en el caso de unidades familiares que,por ejemplo, se pasan todo el día fuera del domicilio y solo consumen energía por la noche.

En este sentido, aplicando este tipo de bonificaciones, se podría recargar el coche en el aparcamiento de la vivienda o,  incluso, programar su recarga para así no depender todo el tiempo de la hora; el coste de carga podría ser entre los 108 euros y los 150 anuales, de manera que se puede apreciar un notorio ahorro.

Reparaciones más baratas

Por último, uno de los balances más relevantes que se debe realizar corresponde a la vida que otorgan los coches. Si bien es cierto que la potencia energética de un vehículo eléctrico es más corta que la de los coches convencionales, el cambio de batería resulta no solo más rápido sino que también más económico. El mecanismo de este tipo de autos es más sencillo y se estropean con menor frecuencia, facilitando un ahorro del 20 % en reparaciones y mecánicos.