Seguridad para las instalaciones de carga y los vehículos eléctricos

Está claro que los vehículos eléctricos son vehículos totalmente diferentes a los convencionales. Por esta razón, los seguros para vehículos eléctricos poseen coberturas especiales para este tipo de vehículos.

Además, si tienes la suerte de que puedes instalar un punto de recarga en tu garaje privado, lo cierto es que deberías instalar alguna medida de seguridad que proteja dicha instalación, no sólo ante robos, sino también problemas como sobrecargas o incendios.

Pólizas especiales para vehículos eléctricos

Al igual que el resto de vehículos que se mueven por las carreteras españolas, los vehículos eléctricos deben tener un seguro de coche. La cobertura mínima que deben cubrir los seguros de coche son los daños ocasionados a terceros, ya sean vehículos o personas.

Este tipo de seguros se denominan seguros a terceros. Los seguros de coche pueden ser a todo riesgo, a terceros y con o sin franquicia.

Si bien las coberturas legales de un seguro para vehículo eléctrico es la misma que para cualquier otro, lo cierto es que es muy importante (y recomendable) que nuestro seguro para coche posea ciertas coberturas especiales para nuestro vehículo:

  • Robo del cable de recarga: Si no tenemos cable, no podemos cargar el vehículo eléctrico. Este tipo de cables son muy caros, sobre todo si nos permite una carga acelerada del vehículo eléctrico. Por dicha razón, los seguros de coche poseen una cobertura especial para vehículos eléctricos que incluye el robo o desperfectos del cable de recarga.
  • Asistencia en la carretera por fallo de la batería:  Una batería, de cualquier tipo, puede sufrir un fallo en cualquier momento. Al ser baterías especiales, los seguros de coches eléctricos deberían incluir asistencia en caso de fallo y, además, desde el kilómetro cero y sin límite de kilómetros. Esta cobertura cubre un fallo en la batería, quedarse sin batería porque no hemos estado atentos a la autonomía es como si nos quedamos sin gasolina por no estar atentos y puede llegar a suponer motivo de multa.
  • Asistencia técnica: Como cualquier vehículo, un vehículo eléctrico puede sufrir alguna avería por lo que es necesario que nos cubran la asistencia técnica que incluya grúa o ayuda al momento. Es importante que, al ser vehículos especiales, los profesionales que nos atiendan sean especialistas en este tipo de vehículos.

Seguridad en tu vivienda

Tanto el vehículo eléctrico como el punto de recarga tienen un coste bastante elevado. Por esta razón, nunca viene mal instalar ciertas medidas de seguridad si tienes vehículo eléctrico y punto de recarga en tu vivienda.

En primer lugar, estas medidas son para el caso de tener el vehículo y el punto de garaje en un garaje totalmente privado (como puede ser un unifamiliar). Los garajes de una comunidad de vecinos suelen tener seguridad por lo que no sería necesario incluir sistemas auxiliares.

Uno de los aspectos más importantes es que, dentro del seguro de hogar, nuestro punto de recarga esté incluido. La instalación de un punto de recarga se suele hacer después de firmar el seguro por lo que se considera un cambio en las condiciones del seguro. Es obligatorio avisar al seguro de la instalación y ver si cambian las condiciones, o si nos cubre la instalación.

Un punto de recarga se nutre, aunque suene redundante, con electricidad. Cualquier desperfecto eléctrico suele estar incluido, pero deberemos informarnos de si, al ser producido por la instalación o la carga del vehículo, estarían cubiertos.

Otro método de asegurar nuestro vehículo y el punto de recarga es instalar una alarma en tu hogar. Generalmente, los puntos de recarga están en los garajes, por lo que el sistema de alarma deberá incluir éste.

También es importante incluir sensores de presencia en los alrededores de nuestra vivienda o el jardín, para que, si se da una entrada no autorizada, nos enteremos cuanto antes.