Ventajas de los vehículos eléctricos frente a otros combustibles

La actual normativa contra la contaminación ha conllevado el aumento del uso de vehículo no contaminantes, como los eléctricos. Sin embargo, no son los únicos vehículos que no contaminan. Veamos una comparativa de los vehículos eléctricos frente a los propulsados por otros combustibles.

Gas natural licuado

El Gas Natural, compuesto en un 90% por metano, se puede suministrar licuado, GNL, para poder transportarse y almacenarse líquido a -162ºC. Es un gas inodoro e incoloro, no es tóxico ni puede inflamarse.

Este tipo de gas, así como el Gas Natural Comprimido, son alternativas al diésel para la totalidad de medios de transporte.  Es bueno para el transporte en distancias largas debido a que su volumen es pequeño y se puede almacenar fácilmente.

En relación al precio, su uso puede conllevar un ahorro del 50% en el coste por kilómetro recorrido respecto a un vehículo de gasolina, y del 30% respecto a un vehículo de gasóleo.

Sin embargo, realmente su contaminación no es igual a cero y es necesario modificar el vehículo para que funcione mediante este tipo de gas natural. Si se produce una fuga, puede ser realmente peligroso. Además, aún es un combustible poco usado y no suele haber muchas estaciones donde recargarlo.

Gas Licuado del Petróleo

También existen los vehículos propulsados por Gas Licuado de Petróleo, GLP, que consisten en una mezcla de gas butano en un 40% y propano en un 60%, el cual se almacena y transporta en estado líquido con una presión baja.

Su poder calorífico es más alto que el de otros combustibles. En este caso, el ahorro puede alcanzar el 40%.

De la misma forma que el anterior, no es totalmente no contaminante y no existen muchas estaciones donde recargar el depósito. Además, la recarga es bastante incómoda. También es necesario adaptar el vehículo al GLP.

Vehículos eléctricos

Son los menos contaminantes de todo. Si bien esta “no contaminación total” no proviene de los mismos vehículos, sino de la electricidad con la que se recargan, que puede contaminar si no es energía renovable.

Este tipo de vehículos que funcionan con electricidad conllevan un gran ahorro puesto que la electricidad es el “combustible” más económico, además de que existen tarifas especiales para este tipo de vehículos que reducen más incluso el coste de la carga.

La contaminación acústica de este tipo de vehículos es casi nula y la menor de los tres que hemos mencionado.

Además, existe una mayor cantidad de ayudas y subvenciones relacionadas con los vehículos eléctricos.